bombilla

A propósito del pacto educativo: la necesidad de las tres “íes”.

Parece que ha llegado el momento. Parece que, de nuevo y gracias a la pésima gestión y la nefasta visión de un ministro nefando, hemos perdido varios años para el bien más preciado de una sociedad: la educación de su juventud. La LOMCE está moribunda. De nuevo se hará otra ley educativa. No sé, no me fío (lógico), si será por un consenso general o volveremos a demostrar nuestra incapacidad para acordar asuntos importantes y esenciales. Cruciales para la sociedad. Pero, habrá otra.

Y esa ley, fruto, ojalá, de un pacto educativo, debería tener tres principios básicos. Las tres “íes”.

INCLUSIÓN:

Una escuela que no centre sus objetivos en la inclusividad no podrá vencer las dificultades a las que se enfrenta actualmente y en un futuro. La Escuela debe ser inclusiva si quiere seguir llamándose de esa manera. Si no lo es, será centro de instrucción, de segregación o de exclusión, pero no una Escuela, será otra cosa. Para conseguirlo hace falta formación del profesorado que permitan la generalización de metodologías activas y participativas en el aula y recursos en los centros que hagan posible una atención más personalizada del alumnado. Pero, sobre todo, necesita un cambio profundo de la mentalidad de los docentes, fundamentalmente de secundaria.

INVESTIGACIÓN:

Las Escuelas deberían convertirse en centros de I+D+i, en centros donde se investigue, se experimente, se aporten soluciones a los problemas reales del mundo que la rodea y se fomente la creatividad y la autonomía del alumnado y deje de ser un lugar donde se estudie un currículo inabarcable y alejado de la realidad. Por ello. deben fomentarse las metodologías activas como el aprendizaje por proyectos, el aprendizaje servicio o el aprendizaje por retos o por problemas, acortar el currículo y cambiar la concepción de la evaluación. Y, por ello, necesita urgentemente un cambio en la mentalidad de familias, alumnos y docentes y, centrándonos en éstos últimos, una formación intensa en ese tipo de metodologías.

INTERNET:

Una Escuela abierta al mundo que reconozca las maneras informales del aprendizaje ubicuo y permanente actual necesita estar conectada y enredada. Necesita, en definitiva, una buena conexión a la red que garantice el acceso rápido a la red y poder manejar todas las herramientas que nos permiten las tecnologías actuales y que no pase, como me pasa a mi y a otros muchos docentes que apenas podemos ver un vídeo o hacer una infografía o un mural digital, por ejemplo. No hace falta dilapidar el dinero en más cacharros porque ya tenemos dispositivos que nos permiten, con una buena conexión, acceder a donde queramos y hacer lo que queramos. Y claro, eso necesita, básicamente, además de inversión, de nuevo, formación del profesorado. De nuevo. Y, por ello, hay que facilitarla, invertir en formación; pero en la que es rentable, en la de centro, la que refuerce proyectos educativos potentes de centro.

Con esto de la educación pasa como con la selección de fútbol: todos somos seleccionadores. Esta es mi selección. ¿Qué os parece? Espero comentarios.

AUTOR

Manuel Jesús Fernández

Todos los relatos por: Manuel Jesús Fernández

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.