097B255B-DE42-4F8E-AB03-C4442C0513B8

A ver si nos enteramos

Una de las quejas más comunes entre los docentes es lo cargado que está el currículo y lo amplio e inabarcable que resulta. Y con esto tenemos dos problemas. El primero, el más grave, es confundir currículo y libro de texto y, el segundo, como consecuencia del primero, el desconocimiento del propio currículo por parte de muchos docentes. Esto lo he tenido claro durante mucho tiempo y casi diariamente se puede comprobar en las aulas y en las redes.

Pero claro, alguno dirá que todo esto está muy bien  y que afirmo lo anterior como consecuencia de mi “ideología” docente, de mis planteamientos pedagógicos y didácticos, y que no tengo datos o que, si lo tengo, no son extrapolables a otros docentes, centros, materias, etc. Sin embargo, estos días lo he comprobado de manera meridiana.

Este curso, después de varios, creo que cinco, vuelvo a dar la Geografía e Historia de 3º de ESO y como hago siempre, cojo el currículo de mi comunidad, como base de mi programación de aula (en este caso la Orden de 14 de julio de 2016, por la que se desarrolla el currículo correspondiente a la Educación Secundaria Obligatoria en la Comunidad Autónoma de Andalucía), y el libro de texto que va a tener el alumnado para ver cómo puedo utilizarlo y para que el alumnado pueda aprovechar algo de su material. Y me encuentro que, según el  currículo oficial de mi comunidad, los temas 2, 3 y 4 y casi todo el tema 1 del libro de texto no hay que impartirlos (o compartirlos con el alumnado como me gusta decir) porque se ha hecho en 1º o 2º de ESO. Es decir, casi la mitad del temario del libro, cuatro de diez temas. Además, no están planteados como un bloque de repaso, que podría tener su explicación, sino como otros temas más, al nivel de los que de verdad establece el currículo.

Después de esto piensocuántos casos, en cuántas materias, en cuántos cursos pasará esto, cuántos años llevamos repitiendo este error porque sólo cojemos el libro y, hala, a dar clase. En mi departamento, como en la mayoría me imagino, figuran esos temas en la programación didáctica y ¿nadie se ha dado cuenta? Y no dejo de pensar en esta enorme paradoja: decimos que el currículo es excesivo pero no lo conocemos. ¿Hasta cuándo?

Por eso os planteo una iniciativa en Twitter con la etiqueta #EnMiLibroPone donde digamos qué aparece en nuestros libros de texto que no forma parte del currículo de ese nivel o, al contrario, si es que eso ocurre. Por ejemplo: #EnMiLIbroPone que hay que dar 4 temas de geografía e historia de 3º de ESO que no entran en el currículo. A ver si así conseguimos deshacer la paradoja y acercar a los docentes a su currículo y a las editoriales al currículo.

Pues nada, os espero. Os dejo imágenes que demuestran lo que digo, porque ¿alguien ve en el currículo los temas del libro de la población, el medio natural o los pueblos y ciudades? A ver si nos enteramos.

 

AUTOR

Manuel Jesús Fernández

Todos los relatos por: Manuel Jesús Fernández
3 comentarios
  • Miguel Z
    RESPONDER

    Totalmente de acuerdo.

    Los libros de texto (un mero recurso más) da a menudo la sensación de que están siendo endiosados por algunos docentes. Yo me estoy desintoxicando, pero reconozco haber pecado de ello, y ahora que estoy liado rompiendo esas cadenas que me ataban al libro me doy cuenta de que es a partes iguales más laborioso y más gratificante (dado que da pie a la creatividad y a desarrollarse en una dinámica de enseñanza-aprendizaje con la que me siento cómodo), y ayuda a buscar algunos nexos de conexión de contenidos con intereses-inquietudes de determinado alumnado.

    Gracias por compartir tu trabajo, me esta siendo francamente útil.

    Un saludo

  • Ana Fernández
    RESPONDER

    Coincido plenamente en lo que comentas. Es más, con la innumerable cantidad de recursos de los que disponemos, sería absurdo, y si me apuras hasta obtuso, dejarse guiar exclusivamente por el libro de texto, que por otro lado, a mí parecer, es algo encorsetado y nada flexible. Las nuevas metodologías y tecnologías nos ofrecen un amplio campo para que los docentes, hacedores de horizontes ampliados para nuestros alumn@s,dejemos fluir nuestra creatividad a la hora de convertir las aulas en un sitio donde ir a aprender divirtiéndose y disfrutando.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.