bombillayluz

Abdul y el flipped classroom

Abdul es un alumno de una familia inmigrante marroquí que lleva mucho tiempo viviendo en Lebrija. Es un alumno disruptivo, que no para, que molesta a los alumnos de la clase, que se levanta sin avisar y va quitándoles cosas de la cartuchera a los demás y que cuando habla lo hace a voces en la mayoría de las ocasiones. Lógicamente, tiene déficits de aprendizaje importantes, apenas entiende lo que lee y tiene una letra horrorosa.

Pero Abdul tiene una cosa importante, quiere aprender, quiere hacer las cosas y cuando está centrado las hace lo mejor posible y siempre pide ayuda al profesor para saber cómo debe hacerlas. Sus déficits y su carácter lo hace complicado pero, si se centra un poco, puede mejorar bastante. De hecho, a lo largo del curso se está pudiendo observar una leve mejoría.

Cuando hemos empezado la estrategia de la clase al revés en 1º de ESO, ha sido uno de los más interesados es saber utilizar su correo, en saber en qué página están los vídeos que tienen que ver  y, a pesar de sus dificultades, ha hecho los dos formularios (los ha hecho en su móvil porque en su casa no hay ordenador) que tenían que hacer sus compañeros (que, por cierto, no han hecho todos) y ha sacado un diez en ambos cuestionarios.

En clase le he preguntado qué es la historia, qué significa nómada o con qué hacían las pinturas rupestres los hombres prehistóricos y lo ha respondido todo sin dudar. Ha aprendido porque tenía interés en meterse en la dinámica de ver un vídeo, contestar a un cuestionario y usar su correo del centro, algo que hasta ahora, por mucho que lo hemos intentado, no había podido (o querido) hacer. Si seguimos así, aprenderá historia. Será todo un reto y un éxito para Abdul y todo gracias a una estrategia que le ha servido para mejorar su motivación: el flipped classroom.

Todavía algunos dudan acerca de la respuesta de alumnos como Abdul ante esta estrategia y sobre el posible rechazo de los familias ante ella. Este último asunto creo que lo respondí y se aclaró en una entrada anterior donde se mostraba el apoyo de la familia y creo que esta duda demuestra más los prejuicios que tenemos los docentes ante las familias que una realidad demostrable. De esa forma, tendemos a escudarnos en la posible respuesta negativa de las familias sin haber siquiera probado la estrategia o habérsela explicado.

En cuanto al primer tema, hay muchos estudios y experiencias que demuestran una mayor motivación del alumnado ante estrategias didácticas que les acerquen a sus nuevas formas de aprendizaje y que les faciliten ese proceso. También los docentes tendemos a utilizar esta excusa para dudar de nuevas estrategias sin pensar cómo nos va con esos alumnos haciendo siempre lo mismo o cambiando tipologías de actividades pero no metodologías.

Como decía Einstein, si buscas resultados diferentes, no hagas siempre lo mismo. Abdul le ha vuelto a dar la razón.

AUTOR

Manuel Jesús Fernández

Todos los relatos por: Manuel Jesús Fernández

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.