20FC9719-7387-4358-98CE-E397BCC66780

ABP: lo tenemos todo

Durante lo que llevamos de curso, tanto por mi trabajo en el aula como por mis experiencias formativas, he podido sistematizar, o poner la día o en orden, como queráis, los pasos del desarrollo del ABP en el aula. Desde concretar dudas y certezas, a establecer una rúbrica para evaluar proyectos que también, como toda rúbrica, puede y debe servir para mejorar su propio diseño, pasando por un documento que muestre el diseño curricular y la programación del proyecto que se vaya a desarrollar. Si a esto le añadimos el enfoque flipped, nos encontramos entonces con la posibilidad de desarrollar el aprendizaje activo del alumno en el aula

En cuanto a las dudas y certezas, creo que la conclusión es que es necesario tener la visión suficiente como para darnos cuenta de la necesidad de utilizar metodologías activas para mejorar el aprendizaje del alumnado y la decisión de tomar ese camino, porque todas las dudas se convierten en certezas e cuanto se pone en práctica, como vimos reflejado en la infografía correspondiente y que podemos ver en la galería de imágenes. Entre las dudas que se comentan están las referidas a los contenidos, la programación, las reclamaciones, etc. Y para ello, la solución es un buen diseño de la programación del proyecto que refleje la relación curricular y la evaluación correspondiente y que podemos ver esquematizadas en la galería:

Como podemos ver, seguimos defendiendo la utilidad, tanto para acabar con las dudas del profesorado como para tener esa tranquilidad “legal”, que es una buena opción partir del currículo para desarrollar proyectos de aprendizaje y hacerlo relacionando los elementos de currículo, sobre todo en secundaria y bachillerato, para lo que se ofrece un modelo de tabla para diseñar y un ejemplo de uno de los desarrollados en el aula: sufragistas4ever y un modelo de infografía que traslada esa relación curricular textual a un formato digital y más visual.

Y, para finalizar, o para empezar, o para las dos cosas, según como la utilicemos, nos encontramos con una rúbrica para evaluar cómo se ha desarrollado el proyecto, con el objetivo de conseguir desarrollar cada vez más, como dice mi amigo Fernando Trujillo, proyectos de aprendizaje memorables.

En fin, que lo tenemos todo. ¿A qué esperamos?

AUTOR

Manuel Jesús Fernández

Todos los relatos por: Manuel Jesús Fernández
1 comentario

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.