be0967a3

Crear, aprender y enseñar en el siglo XXI

El aprendizaje es mucho más efectivo cuando se es capaz de crear algo con lo aprendido y cuando se tiene que explicar. En la era digital, yo añadiría también, que cuando se comparte y el aprendizaje se convierte en rizomático. Es algo que confirman la teoría del aprendizaje de Dale, la Taxonomía de Bloom y el conectivismo.

Pirámide de aprendizaje de Edgar Dale con ejemplos
Por lo tanto, se aprende creando, haciendo y enseñando. Parece que es algo reconocido de manera general y, por lo tanto, es lo que deberíamos procurar en las aulas: que el alumnado cree y elabore sus propios materiales y los enseñe, comparta y difunda, Dicho así suena muy bien, pero parece que debe ser complicado porque se hace poco o, al menos, no tanto como parece, según hemos visto, que debería hacerse.

Sin embargo, se puede hacer. De hecho, los alumnos con los que comparto aprendizajes lo están haciendo en diferentes niveles y con distintos proyectos de aprendizaje. El proceso es muy sencillo: investigan un tema o un personaje, resumen la información, se descargan imágenes en su móvil, crean un audio leyendo el resumen elaborado y montan un vídeo con alguna de las múltiples aplicaciones que tienen o se descargan para ello (VivaVideo, FlipaVideo, FlipaGram, Magisto, iMovie, etc.). Lo vemos enseguida.

Así, en Historia de 4º de ESO, estamos desarrollando el proyecto “Investigadores de la Historia” y el alumnado está creando vídeos de esas investigaciones y una vez montados, explican su tema en clase después de ver su vídeo. En este enlace tenéis la lista de reproducción que se va a ir rellenando conforme subamos los vídeos que vayan elaborando. Además, os dejo un vídeo de muestra.

 

En 4º de ESO, en Patrimonio, han ido de viaje de fin de etapa a Londres y han preparado vídeos sobre esa ciudad. Os dejo la lista de reproducción y una muestra:

 

En 1º de bachillerato en Patrimonio, estamos trabajando el proyecto “Con Cervantes en Sevilla” y el alumnado está elaborando vídeos de los monumentos que van a explicar cuando hagamos la visita a Sevilla. Hago lo mismo, os dejo la lista de reproducción y la muestra:

 

Y en 2º de bachillerato estamos trabajando, para el tema de la Segunda República, el proyecto “Protagonistas de la Historia” en que cada alumno se convierte en uno de los protagonistas de ese período para explicarlo posteriormente. Aquí tenéis la lista y la muestra:

En definitiva, el alumnado hace, crea, aprende, enseña, comparte y difunde. Desarrolla competencias digitales, expresivas, sociales, culturales, de autonomía y de emprendimiento. Y no hace falta nada más que un dispositivo móvil, papel y bolígrafo.

Y, entonces, por qué no se hace más. Yo apunto a las siguientes causas:

  1. Los móviles están prohibidos en los centros.
  2. Los docentes desconocen muchas de las aplicaciones y sus usos educativos.
  3. El alumnado no relaciona el uso del móvil con aprendizaje formal.
  4. Son actividades menos controlables por el docente: pueden hacerlo con la aplicación que quieran, cuando quieran, como quieran, donde quieran. Muchos “quieran” y poco control docente.

¿Hay más causas? ¿Te animas a añadirlas en los comentarios de la entrada?

El cambio que parece necesario a tenor de lo planteado al principio, está en nuestra mano, o mejor, en nuestra mente. ¿Nos decidimos?

 

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.