agua

El agua

Ayer tuvimos la segunda sesión de la formación sobre ABP en el IES La Fuensanta de Córdoba. En la primera, a mediados de septiembre, vimos las posibilidades de desarrollo del proyecto del centro (una experiencia piloto para trabajar por proyectos en un grupo de 1º de ESO), aclaramos dudas y quedamos en vernos a mediados de noviembre para que les diera tiempo a asimilar la propuesta, conocer al grupo de alumnos, saber qué docentes componían su equipo, empezar a plantear algún  pequeño proyecto de materia y ponerse de acuerdo en cómo iban a trabajar a partir del segundo trimestre. Por eso, la sesión de ayer fue de reflexión sobre lo que habían hecho y lo hicimos basándonos en la realización de un DAFO que nos sirvió de apoyo. Lógicamente, siguen existiendo dos grandes temas que concentran la atención y las dudas o “miedos” del profesorado: currículo y evaluación, pero, por encima de esas dudas, quedó claro el compromiso del profesorado participante de seguir adelante porque creen en lo que quieren hacer.

Como quedamos en septiembre, la sesión de ayer fue también para decidir un proyecto de trabajo, el suyo. Y el tema será el agua (muy apropiado para el nombre del centro, desde luego). Lo trabajarán durante el segundo trimestre desde varias áreas: al menos, lengua, matemáticas, biología, geografía e historia, idiomas y plástica, y aunque se realizarán diferentes producciones de cada materia, el producto final será una exposición de todos los materiales elaborados y no sólo para el centro, sino para que esté abierta al barrio con explicaciones del alumnado protagonista del proyecto.

A mí me gustó mucho la idea y toda la sesión vino a recordarme, y así se lo dije, la importancia de la inteligencia colectiva docente y lo importante que sería poder disponer de tiempo y espacios para poder reunirnos, coordinarnos y diseñar proyectos de aprendizaje. Proyectos de aprendizajes  memorables para nuestro alumnado. Y para los docentes.

Esto me recuerda una vieja idea que lancé hace tiempo: si la administración quiere, de verdad, mejorar la educación, debería autorizar que el profesorado de los centros tuviera dos horas menos de clase a cambio de tener esas dos horas semanales de coordinación para diseñar y desarrollar proyectos de aprendizaje para sus alumnos. Pero es más fácil cambiar leyes que cambiar estructuras y enfoques. Y es más fácil, pero que mucho más, recortar que invertir.

AUTOR

Manuel Jesús Fernández

Todos los relatos por: Manuel Jesús Fernández
3 comentarios
  • María Álvarez Suárez
    RESPONDER

    Buenas noches:
    Soy profesora de apoyo a alumnado con NEAE en el IES Adeje (Tenerife). Durante este curso el nivel de 1º ESO está organizado en tres equipos de trabajo cuyo objetivo es planificar y desarrollar una situación de aprendizaje multidisciplinar. En uno de los equipos en los que participo estamos diseñando un proyecto que gira en torno al agua. Resulta que el municipio en el que se sitúa el instituto tiene su origen ligado a este recurso natural.

    Estamos intentando desarrollar la metodología ABP, línea de trabajo del Plan de Formación del Centro este curso, y aunque todos somos novatos en este campo, nos acompaña la ilusión de participar en un proyecto que creemos que va por buen camino.

    Hemos creado un blog para difundir tanto su diseño como los diferentes productos previstos. Quizás os interese echar un vistazo: lahuelladelagua.wordpress.com
    Las materias que forman parte son: LCL, MAT, EPV, GEH, BIG.
    En los grupos contamos con alumnado con NEAE, por ello la concreción curricular multinivel.

    Navegando por Twitter he llegado a tu blog y me he encontrado con la sorpresa de un trabajo común. No sé, quizás podamos compartir ideas.

    Un saludo,
    María Álvarez

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.