utopiaparacaminar

Una gran lección de compromiso

Este fin de semana tenía un reto: formar a unos docentes que trabajan de una forma que no terminaba de entender. No formaba para flipped classroom, para ABP, para metodologías activas en general, ni para nada concreto. Formaba para algo indefinido. O peor aún, para algo muy difícil: formaba a grandes docentes que necesitaban un pequeño empujón para seguir con su inmensa y emocionante tarea.

Y lo cierto es que ha sido muy fácil porque son un grupo genial: creativo, trabajador y, sobre todo, comprometido. Un compromiso con su trabajo y con sus alumnos que debe servir de lección a cualquier docente.

El curso empezó antes de la cuenta y con algo muy sintomático del ambiente de trabajo: comiéndonos una paella hecha por los alumnos y en un almuerzo distendido que sirvió para ir tomando nota de la situación. En el primer taller, estuvieron trabajando en grupos para reflexionar y debatir sobre su situación y trabajaron intereses, problemas, expectativas, ver todo lo que habían hecho y plantear todo lo que podían hacer. Fue una tarde entretenida, divertida y, sobre todo, productiva. Con esta dinámica llegaron a una serie de conclusiones que quedan reflejadas en este vídeo:

En la mañana del sábado estuvimos viendo algunas de mis experiencias de aula y algunas herramientas como Genially y Kahoot y, sobre todo, diseñaron proyectos de trabajo para aplicar en el aula y que van a tener un seguimiento en su plan de formación coordinado por el Centro de Profesores de Palma. Diseñaron tareas muy interesantes y globales, que afectan a todas las materias y, por sus características especiales, a niveles de cada centro y tipo de enseñanza (ESPA, FP, ESO, etc.). Por ejemplo, una proyecto sobre el sistema solar, otra sobre la desmitificación del cannabis, otra sobre la atención al cliente, en una especie de aprendizaje-servicio y otra que quedó a expensas de los intereses del alumnado para diseñarla.

De toda esta experiencia me quedo con dos conclusiones:

  1. El currículo debe ser una ayuda y nunca un obstáculo para el aprendizaje del alumnado. Y en el caso que nos ocupa de una manera más clara que en otras enseñanzas. En definitiva, que los árboles de los contenidos, criterios, objetivos, competencias o estándares no deben ocultarnos, y muchas veces lo hace, el bosque del aprendizaje del alumnado.
  2. La coordinación docente es fundamental para poder desarrollar proyectos. Cuando el objetivo es simple y común es mucho más fácil que cuando este difiere dependiendo de la materia, el docente, etc.  Es más fácil conseguirlo en ambientes de aprendizaje como el descrito que en otros más “tradicionales”. Muchas veces falta tiempo y espacios de coordinación, otras veces voluntad, pero cuando existen estos dos elementos la potencia de ese compromiso es clave para que el alumnado pueda avanzar en su formación.
  3. Si se tiene claro el camino los obstáculos se salvan con mucha más facilidad. Por eso destaco dos de los ideas que se comentaron en el curso: “estamos dispuestos a hacer lo que sea” y “no hay vuelta atrás“.

Y para finalizar, se lo dije a ellos allí y lo repito aquí: GRACIAS POR ENSEÑARME TANTO. Gracias por vuestro COMPROMISO.

AUTOR

Manuel Jesús Fernández

Todos los relatos por: Manuel Jesús Fernández

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.